La Comisión Europea ha diseñado un logotipo común, reconocible en toda la Unión Europea, para que los usuarios puedan reconocer los sitios web de las farmacias que venden medicamentos no sujetos a prescripción médica a través de Internet de forma legal y que además permita identificar el estado miembro en el que hay establecida la persona que ofrece medicamentos de venta a distancia.